La cobertura en medios del feminicidio en México

Por Susana Silva C., doctora en urbanismo

La doctora Silva reflexiona sobre la cobertura de los medios de información sobre los feminicidios en México. Señala las oportunidades éticas que se presenta al ejercicio periodístico en la cobertura de los asesinatos de mujeres, que recuperan la cultura machista y patriarcal que ha llevado a México a convertirse en uno de los países más peligrosos para ser mujer y periodista.

El caso de una joven asesinada en el norte del país puso en la mira la mejor y peor parte de nuestra sociedad: la capacidad de empatía y exigencia de justicia al unísono y por otro lado, al sector podrido que sigue culpando a las mujeres de sus muertes. Lo anterior, frente a un Estado cada vez más incapaz de reconocer sus límites no sólo de enfrentar las muertes y desapariciones que se cuentan por miles, también de erradicar una cultura patriarcal y machista que se refleja en todo el proceder de sus instituciones, a la opacidad arraigada en sus estructuras y la ineficiencia con la que ha operado siempre, pero ahora se hace más evidente ante la exposición que permiten los medios de comunicación y las redes sociales.

            La mayoría asume una opinión sobre el relevante tema del feminicidio en el país, a través de la información a la que puede acceder y que muchas veces, se centra en el morbo, la información sesgada y la editorialización que diversos medios de comunicación masiva son capaces de exponer sin ética en búsqueda de rating, likes y por qué no decirlo, de patrocinios, como lo hacen los canales de YouTube que lucran con la tragedia para obtener superchats o suscriptores.

Retomado del Canal del Congreso

Sin embargo, en el objetivo de enfocar el tema en un caso con la supuesta intención de darle nombre, rostro, familia, las posibilidades que habría en una vida que no existe más; se pierde el contexto del problema, se invisibilizan otras voces, otras demandas, otros crímenes, otras injusticias. En el caso de Nuevo León, una búsqueda permitió la localización de más cuerpos, de la visibilidad de otros casos; pero nunca será suficiente.

No se trata de una postura en contra de visibilizar algunos casos en un estado, se trata de una exigencia de dar voz y legitimidad a las demandas de personas y familias que enfrentan una situación de vulnerabilidad, que tienen a una mujer desaparecida o que no se les ha hecho justicia a un crimen del que fueron víctimas. Se trata de que los medios, describan la realidad de un país bañado en sangre de sus mujeres de todos los estratos sociales, de todas las condiciones, en todos los contextos; no sólo de reflejar la política y las instituciones deficientes en cada rincón del país. Se trata, de exigir como espectador y ciudadano que también a través de la presión mediática se avance en la solución de cada caso, en la condena, la reparación del daño y no sólo en la renuncia o despido de servidores públicos.

Retomado del canal Vice en Español

Me gustaría compartir unos datos:

La reflexión al final, es… ¿En qué medios nos informamos sobre el feminicidio? ¿Estamos dispuestos a pasar a la demanda ante tanta injusticias, más allá de los comentarios en redes y la revisión con morbo de “las últimas actualizaciones”? Aún más, ¿Estamos dispuestos a modificar nuestro propio discurso sobre el tema a través de una reflexión profunda?

Fuentes consultadas:

Puntuación: 4 de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s