IDH: La educación y el impacto de la COVID-19 en las dinámicas de desigualdad como causas subyacentes

Por Ma.Concepción García de la Rosa y Juan Pablo Aguirre Quezada.

En este artículo Aguirre Quezada y García de la Rosa exploran los efectos del Covid en la educación y el papel fundamental que esta tiene en la adecuada formación de las comunidades.

“»El intercambio entre culturas diferentes no puede ser visto como una amenaza, cuando es algo amigable”

Amartya Sen.

El índice de desarrollo humano (IDH) es realizado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde 1990 al presentar un indicador que enfatizaba el aspecto humano y su desarrollo, atendiendo variables como la esperanza de vida, la educación o el ingreso per cápita en vez de los puntos de vista económicos, exclusivamente.

En septiembre de 2022, el informe del PNUD dio a México 0.758 puntos, lo que lo ubica en la posición 86 de 191 países. El año pasado obtuvo 0.799 puntos, y se ubicó en el lugar 74. El indicador que más influyó en su desplome fue la esperanza de vida, ya que en 2020 se tenía una expectativa de 75.1 años, mientras que para 2021-2022 el indicador cayó 70.2, es decir, los mexicanos perdimos cinco años de vida.

Adicionalmente, el Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) presentó su último Informe sobre el Desarrollo Humano 2021-2022 titulado “Tiempos inciertos, vidas inestables. Dando forma nuestro futuro en un mundo en transformación”, el cual muestra un horizonte complicado después de que, de un momento a otro, millones de personas fueron desprovistos de su vida, empleo, educación, salud, entre otros aspectos fundamentales.

Retomado de CNN en español

Pero, ¿quién no ha soñado con vivir en un lugar en donde podamos desarrollar nuestro máximo potencial? Esta misión tiene una trascendencia significativa porque tiene un efecto directo en nuestra calidad de vida. Perdemos de vista que la verdadera riqueza de nuestro país son las personas, ya que generan un entorno favorable a través de una vida productiva que conlleva el desarrollo de México.

¿Qué nos hace falta para progresar como individuos? Sin duda más oportunidades, y para que existan debemos impulsar las capacidades esenciales para el desarrollo de los individuos como disfrutar tener acceso a la educación, tener una vida larga y saludable, con ello lograremos un nivel de vida digno y una motivación intrínseca para participar en la vida de la comunidad.

Sin duda, la dimensión determinante del desarrollo humano es la educación, siendo el principal medio que permite salir de la pobreza y participar plenamente en la comunidad. La Declaración Universal de Derechos Humanos en su Artículo 26, declara toda persona tiene derecho a la educación, y la Constitución de la UNESCO proclama la convicción de “asegurar a todos el pleno e igual acceso a la educación” […] “con objeto de fomentar el ideal de la igualdad de posibilidades de educación”. Por tanto, el derecho a la educación se interrelaciona con otros derechos, o es el antecedente o es el efecto o producto del ejercicio efectivo, debido a que es una de las fuerzas transformadoras más importantes de la sociedad.

Gráfica 1. Interrelaciones del derecho a la educación con otros derechos.

Fuente: Estudio Diagnóstico del Derecho a la Educación 2018​. CONEVAL. Disponible en: https://www.coneval.org.mx/Evaluacion/IEPSM/Documents/Derechos_Sociales/Estudio_Diag_Edu_2018.pdf  (fecha de consulta, 10 de enero de 2023).

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en México hay 21.9 millones de jóvenes entre 15 y 24 años, que representan el 17% de la población total. Hoy en día, seis de cada 10 jóvenes han concluido el bachillerato, sólo cuatro de cada 10 personas de entre 40 y 49 años tienen este mismo nivel de estudios. Por cada joven con primaria como máximo grado de escolaridad, hay tres adultos mayores de entre 40 y 49 años con ese mismo nivel educativo. [1]

Sin embargo, no debemos de perder de vista las lecciones aprendidas de la COVID-19, según la ONU “la pandemia del coronavirus ha afectado a más de 1500 millones de estudiantes en el mundo y ha exacerbado las desigualdades en la esfera de la educación”.[2]

A pesar de no contar con datos reales que nos permitan confirmar el declive en el índice de educación en México por causa de la COVID-19, es previsible que pudiera suceder un retroceso a los niveles de esperados de la escolaridad de las y los estudiantes reduciéndose en 0.6 años, en comparación con la última medición en 2018. [3]

La sombra es más larga de lo que esperábamos. Estamos frente a un cambio de época, no frente a una época de cambios. Vivimos tiempos inciertos, debemos pensar rápido, es responsabilidad de todos innovar y transformar, y el regionalismo será fundamental para afrontar la crisis, de ello dependerá que el mundo no se escape de nuestras manos y exista un porvenir digno para todas y todos, con políticas públicas de México en aras de no dejar a nadie atrás.


[1] https://imco.org.mx/el-panorama-educativo-y-laboral-de-los-jovenes-en-mexico/ (fecha de consulta, 10 de enero de 2023).

[2] https://coronavirus.onu.org.mx/ (fecha de consulta, 10 de enero de 2023).

[3] Desarrollo Humano y COVID-19 en México: Desafíos para una recuperación sostenible, PNUD, 2020 https://www.mx.undp.org/content/mexico/es/home/library/poverty/desarrollo-humano-y-covid-19-en-mexico-.html (fecha de consulta, 10 de enero de 2023).

Puntuación: 5 de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s