Política LSD

Por Pablo Manrique

No sé a ustedes. A mí revisar la realidad en esta era de hiper información e hiper exposición ya me empieza a dar güeva.

Cuando Donald Trump era un monigote imposible, el estúpido Videgaray lo invitó a México, país ultra nacionalista y ultra ofendido por los groseros comentarios de Donald. El dramático dibujo que pintaron las “redes sociales” como una radiografía espeluznante de la psique mundial era digno de lástima. ¿Cómo se atreven esos políticos canallas? Se preguntaban indignados los tuiteros, feisbuqueros y articulistas de periódicos y portales de internet.

Tómala que el imposible ganó las elecciones y la caricatura de la opinión pública y el establishment “bueno” explotó como si se le hubiera aplicado un frasco completo de LSD:

Los demócratas en E.U.A retrocedieron 60 años al pasado y todos sus replicantes mexicanos siguieron la línea. Según ellos, la elección americana, así como la red eléctrica, fueron hackeadas por los rusos. El viejo terror rojo. Como resultado, ahora el malvado Doctor Putin y sus secuaces, entre ellos el genio ñoño Ed Snowden, tienen un candidato Manchurian. La CIA, el FBI y la “comunidad de inteligencia” de E.U.A —que de hecho ha interferido en innumerables elecciones y hasta ha tenido en su nómina a presidentes mexicanos— en esta versión de The Manchurian Candidate aseguran que Trump es un títere impuesto por Vladimir Putin, como en la película del mismo nombre de 1962 con un remake en los noventa, basada en la novela de Richard Condon que cuenta la historia del hijo de una familia de políticos de derecha a quien le lavan el coco y lo convierten en un asesino manipulado por los malvados comunistas.

Enero 2017, el gobierno mexicano anunció que habría un aumento a la gasolina de 20% en alto contraste con los aumentos de 8 a 11% que se han dado en todo el mundo, como se puede verificar en la pagina de http://www.globalpetrolprices.com/benchmark/

El día 4 de Enero, los reyes le trajeron a Videgaray una cancillería. El nuevo titular de la SRE nombrará a un nuevo oficial mayor para sustituir a Marco Antonio García Castro. Él, videgaray, el visionario —ay, qué risa, pero que coraje, ¿verdad?— que vio venir la oportunidad de congraciarse con uno de los posibles ganadores de la elección americana —nada más había dos opciones— es hoy premiado por su premonitoria movida y habrá de reemplazar a Claudia Ruiz Massieu, hija de uno de los famosos ejecutados de 1994 en las luchas de poder internas del PRI, que se quedó volando, sin secretaría de cultura, ni nada, hasta el momento.

Ese mismo día en la mañana unos 1,500 bots en twitter, y otras cuentas a través de  mensajes anónimos en whatsapp empezaron a llamar al saqueo, y esparcieron noticias de que dicho saqueo era generalizado. Un poco más tarde, el presidente Enrique Peña Nieto daba un mensaje a la nación donde explicaba que el aumento a la gasolina no era a causa de la reforma energética o hacendaria, sino del panorama global de aumento a gasolinas en todo el mundo. Además repitió unas 7 veces que de no tomar esta “difícil medida”, estaría en peligro la estabilidad económica del país y nos iría peor. Recomendó, pues que aguantáramos.

Al mismo tiempo, desde el centro de la ciudad de México llegaron reportes de que “se escuchaba el rumor de saqueos vinculados con las protestas por el aumento” y había pánico generalizado, pero la gente, los negocios con las cortinas cerradas, se quedaron esperando porque nunca se cristalizaron las amenazas. Portales de noticias como Radio Fórmula publicaron notas falsas donde se veía lo que parecían disturbios, con el detalle de que los rótulos de las tiendas estaban en árabe tratándose obviamente de una nota inventada, como se ha hecho costumbre cuando algún poder trata de desestabilizar para debilitar a otro —casos vistos en Venezuela, España, Grecia. Un viejo truco de las Psyops de la escuela americana de contrainsurgencia y desestabilización.

En resúmen, se echó a andar un experimento de psicosis colectiva apoyado fuertemente en la credulidad y falta de verificación de las redes sociales, usando cuentas y noticias falsas con el previsible resultado de justificar la entrada el ejército al Estado de México además de reforzar la presencia policial, justificar la represión de las protestas pacíficas y deslegitimar ante otros sectores civiles la protesta.

En otro escaño, Trump, el otrora hazmereír en la cascarita de la política mundial, empieza antes de tomar posesión a tener la mano firme y clara en movimientos que ya afectan la dizque realidad al amenazar a General Motors con un impuesto descomunal de seguir esta fabricando autos en México. Asímismo, Ford retira inversión en planta en San Luis Potosi.

Tras el anuncio del aumento a la gasolina, que afectará los precios de todo, en respuesta la “sociedad furiosa” pintarrajeó coches particulares, y en su mayoría obstruyó gasolineras, en lugar de prenderles fuego o saquearlas para regalar el combustible a los usuarios—lo que sí ocurrió en por lo menos un caso documentado en HispanTv— mientras que en los pasillos de la SRE todos corren de un lado a otro preparándose para un nuevo régimen.

Quizás veremos un cuadro de Donald Trump por ahí colgado en la SRE, y si no, de todos modos el rumor, o la conexión de los puntos visibles de todas maneras será que Videgaray fue instalado ahí por un guiño telefónico del presidente electo de E.U.A, quién será sustituído a su vez en su puesto anterior de conductor de un “reality tv show” por Arnold Schwarzenneger.

Estamos más allá del rubicón. Vivimos desde hace años en la temible bruma de la “pos-verdad” uno de los estandartes del nuevo fascismo entacuchado, pero seguimos quejándonos, los mexicanos al menos, del presidente, del “sistema” así en abstracto y  por más análisis, colectivos, juntas, congresos, milicias, municipios autónomos, ejércitos de liberación y demás que se nos ocurre realizar, formar, apoyar o criticar, la verdadera naturaleza del capitalismo nos devora a unos antes que a otros.

Sobrevivimos refugiados en series de televisión con tramas más verosímiles y divertidas que esta excéntrica y predecible realidad. Nos reafirmamos en condolencias por muertes de personajes pop que son casi tan intocables como la aristocracia gangsteril militarizada que nos gobierna.

No le podemos cambiar de canal a este surreal y absurdo programa de locos, de partidos políticos llenos de hooligans, de universidades muertas y científicos promotores de la anti-ciencia y la pseudo ciencia donde la gente toma gotas de agua y a veces hasta su propia orina para curarse de enfermedades terminales.

Que dios nos ayude. Cambio y fuera.

@anarcopop

Un comentario en “Política LSD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s