Imagen vía Amnistía Internacional

Tragedia Olímpica en #Río2016

Han llegado a su fin los juegos olímpicos en #Río2016. Algunos países se van confirmando su gran poderío en diversas disciplinas deportivas, como Estados Unidos; otros mejoran actuaciones, como Colombia, y algunos como México, regresan derrotados y malhumorados (pese a haber realizado una de las mejores actuaciones en los últimos veinte años).

Los medios masivos de información y las redes sociodigitales ponen énfasis en la pericia de Phelps o la velocidad de Bolt, pero casi nadie habla de lo que ocurrió antes, durante y después de los juegos de #Río2016 en las favelas brasileñas. Así como nadie habló de las manifestaciones de los monjes tibetanos en Nepal y Dharamsala, entre otras ciudades del Tíbet.

Así como nadie mencionó la masacre del 68, días antes de la inauguración de las Olimpiadas en México. De la misma manera, los medios masivos de comunicación han invisibilizado lo que sucede en Río. Como siempre, son las organizaciones civiles quienes levantan la voz frente a las injusticias y la atrocidad.

En esta ocasión, Amnistía Internacional (@AmnistiaOnline) ha sido quien ha dado un seguimiento puntual a la problemática. Aunado a las violentas guerras territoriales entre bandas presuntamente ligadas al crimen organizado y las paupérrimas condiciones sociales que viven las personas que habitan las favelas, el actuar de la policía brasileña atenta contra el goce de los derechos humanos de brasileños y brasileñas.

Un año antes de que comenzaran los juegos olímpicos, @AmnistiaOnline realizó un estudio llamado Mataste a mi Hijo: Homicidios cometidos por la Policía Militar en la ciudad de Río de Janeiro. En dicho documento se afirmó que el 16% de los homicidios registrados en la ciudad en los últimos años, fueron cometidos por agentes de policía que estaban en servicio.

En un comunicado[1], Atila Roque, director de Amnistía Internacional Brasil, declaró que la estrategia brasileña de ‘guerra contra las drogas’, destinada a combatir el narcotráfico, la violencia y la crisis de seguridad pública, problemas acuciantes en el país, ha fracasado rotundamente y está dejando una estela de sufrimiento y destrucción. Se pierden demasiadas vidas por culpa de esta combinación tóxica de fuerzas policiales corruptas, violentas y carentes de recursos, comunidades tan pobres y marginadas que apenas son visibles y un sistema de justicia penal que no imparte justicia ni otorga reparaciones a quienes sufren violaciones de derechos humanos.

Según el reporte realizado, la policía ha utilizado de manera consuetudinaria fuerza innecesaria y excesiva durante las operaciones de seguridad que han tomado lugar en las favelas de Río, especialmente contra jóvenes negros de entre 15 a 29 años. En la práctica, al clasificar los homicidios policiales como el resultado de un enfrentamiento, incluso cuando no lo ha habido, las autoridades culpan de la muerte a las propias víctimas. Este proceder se usa a menudo como cortina de humo para encubrir ejecuciones extrajudiciales[2].

En dicho comunicado, Amnistía Internacional afirma que al revisar el estado de las 220 investigaciones de homicidios policiales abiertas en 2011 en la ciudad de Rio de Janeiro, después de cuatro años de iniciadas dichas investigaciones, solamente en un caso se presentaron cargos contra un agente de policía.

En 2014, cuando Brasil organizó la Copa Mundial de Fútbol, la policía del estado mató a 580 personas, un 40% más que en 2013. El número en 2015 fue incluso mayor: 645.[3] Durante el 2016, los homicidios que resultan de las intervenciones policiales en Río, aumentaron en un 10% a pesar de la ley antiterrorista, presuntamente utilizable para frenar protestas y manifestaciones, pues penaliza actos relacionados con el ejercicio de la libertad de expresión.

Como sucedió con el caso de Rafael Braga, detenido en la manifestación del 20 de junio de 2013 y condenado a cinco años de prisión, continúa en la cárcel. Rafael llevaba consigo un producto de limpieza embotellado y fue declarado culpable del delito de portar material explosivo, a pesar del hecho de que el análisis pericial del material indicó que no era explosivo[4].

Si bien, no se ha podido establecer una relación directa entre los juegos olímpicos de Río y el actuar de la policía por asegurar las favelas para proyectar una imagen de tranquilidad, seguridad y paz para impulsar el turismo; resulta curioso el actuar de los medios de comunicación en casos similares, como en Pekín 2008 y México 68; por mencionar dos ejemplos emblemáticos, y la poca cobertura de estos casos que evidencian que el espíritu olímpico ocupa un lugar solamente en el imaginario colectivo.

Apoyamos a Amnistía Internacional en su clamor, no solamente para Brasil, sino también para México y Venezuela. Ya es hora de que todos los gobiernos –federal, estatales y municipales– trabajen para poner a todos los ciudadanos y ciudadanas de Río de Janeiro bajo la plena protección del Estado, vivan donde vivan y sea cual sea el color de su piel. Ya no debe considerarse aceptable que trabajadores, madres, escolares o pensionistas vivan bajo el control de delincuentes armados o con temor a los mismos agentes encargados de protegerlos. Para hacer realidad su futuro, Río de Janeiro y Brasil deben hacer frente a este desafío[5].  

Óscar Cuevas

@CuevasO33

Referencias

Brasil: “Usan estrategia del miedo”: Protección del derecho a la protesta en Brasil. 5 junio 2014, Índice: AMR 19/005/2014 en https://www.amnesty.org/es/documents/AMR19/005/2014/es/ Consultado el 22 de agosto de 2016

Brasil: Policías militares “de gatillo fácil” han matado a cientos de personas en la ciudad que se prepara para recibir los Juegos Olímpicos, Publicado en http://amnistia.org.mx/nuevo/?s=brasil+favelas&imageField.x=0&imageField.y=0 el lunes 3 de agosto de 2015. Consultado el 21 de agosto de 2016

Violencia en Río de Janeiro, un desafío para el cambio. Publicado en http://amnistia.org.mx/nuevo/?s=brasil+favelas&imageField.x=0&imageField.y=0 el miércoles 4 de noviembre de 2009. Consultado el 21 de agosto de 2016

[1] Brasil: Policías militares “de gatillo fácil” han matado a cientos de personas en la ciudad que se prepara para recibir los Juegos Olímpicos,Lunes, Agosto 3rd, 2015

[2] Ibidem.

[3] Brasil: Cunde el miedo en las favelas antes de los Juegos Olímpicos de Río por el aumento de los homicidios cometidos por la policía,Miércoles, Abril 27th, 2016. Consultado el 22 de agosto de 2016.

[4] Brasil: “Usan estrategia del miedo”: Protección del derecho a la protesta en Brasil. 5 junio 2014, Índice: AMR 19/005/2014 en https://www.amnesty.org/es/documents/AMR19/005/2014/es/ Consultado el 22 de agosto de 2016

[5] Violencia en Río de Janeiro, un desafío para el cambio. Publicado en http://amnistia.org.mx/nuevo/?s=brasil+favelas&imageField.x=0&imageField.y=0 el miércoles 4 de noviembre de 2009. Consultado el 21 de agosto de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s