Política 2.0: Nuevas formas, viejos fondos

Por  Jorge Villegas

Los nuevos medios digitales han traído consigo virtudes incontables: la velocidad con la que nos podemos enterar de los acontecimientos nacionales/internacionales, el cierre del paradigma comunicacional permitiéndonos tener contacto directo con actores públicos y privados, la verticalidad de la información y más, pero también han generado vicios innumerables, mismos del fenómeno de la comunicación y potencializados por las herramientas de las que ignoramos su total funcionamiento.

La política 2.0 trae consigo principios base que debemos tomar en cuenta para lograr una ejecución eficiente como: la conversación multidireccional, la participación continua de todos los actores sociales, interacción inmediata entre más de 2 participantes y la horizontalidad de la información (como ya se había mencionado). Seguir leyendo

Gobierno 3.0, utopía mexicana

Por Óscar Cuevas

La debilidad inherente al ser humano fue cubierta poco a poco con tecnología y herramientas. Las sociedades se trasforman, casi siempre, como resultado de las técnicas y las ciencias que las impulsan. El posmodernismo está marcado por un deseo febril por la innovación y la creatividad. Como tal, ha impulsado el diseño de sus caballos de fuerza.

En una sociedad que enaltece el egoísmo, el consumismo y rechaza con fiereza la caducidad y el envejecimiento, valores como la paciencia y la experiencia se han ido al carajo. Facebook, Twitter, Instagram y el Internet se han instaurado en nuestras sociedades posmo como las nuevas maneras de comunicación. Son plataformas que raras veces logran comunicar. Seguir leyendo

El reventar de una burbuja en cámara lenta

Por Pablo Manrique 

La crisis cultural en Estados Unidos de América es más clara que nunca: sugiero ver hacia arriba porque, en la ingenua perspectiva verticalista que tenemos, siempre es así como se llega a la conciencia de qué estamos siguiendo, admirando, idolatrando y buscando alcanzar, y nos podemos preguntar si de verdad es ahí donde queremos llegar. Obviamente los individuos buscarán el bienestar inmediato individual —o familiar — producto de la estabilidad económica. Pero, ¿qué sigue?

Existe hoy también una crisis de confianza en las empresas. Las burbujas punto.com vienen reventando desde 1999 y el día de hoy es verdaderamente dudoso el valor de los productos digitales, al grado de esforzarse por generar mérito a toda costa y reinventarse para dar la sensación de innovación y utilidad. La gran burbuja de la mercadotecnia, de la publicidad que vende magia donde no la hay, está explotando en espeluznante cámara lenta. La necesidad de comunicarse y la inmediatez de la transmisión de información son quizá lo último que el epicentro informático nos ofrece. Cuando aparentemente todos tenemos la posibilidad de saberlo todo, ¿en dónde queda la posibilidad de plusvalor para la tecnología? En su control y en su selectiva distribución. Seguir leyendo