Del dicho al hecho (II)

Por Jorge Villegas

La comunicación política ha revolucionado las campañas. Uno de los valores fundamentales es mantener un discurso homogéneo, que logre amalgamar al candidato con la propuesta de un partido político determinado.

¿Cómo se construye una imagen política sólida? ¿Cuáles son los factores que debemos tomar en cuenta? Te invito a leer el resto del artículo para descubrirlo.

Como lo comentamos en el artículo anterior, para la construcción de una imagen y una reputación sólida de un personaje público juegan diferentes factores, entre ellos:

  1. Definición de objetivos
  2. Mensajes claros y puntuales
  3. Entender el ambiente social
  4. Conocer las necesidades de la audiencia
  5. Ser coherente

Pero, ¿por qué le estamos dando tanto peso a estas explicaciones? Bueno, la mezcla de estas decisiones y circunstancias generan que un actor político (candidato, representante, partido político o cualquier persona de autoridad) construya confianza y credibilidad ante las audiencias (la sociedad) y esto es el mayor objetivo que podrían desear, lo podemos verificar en el siguiente esquema:

Este esquema representa la forma en la que generamos la credibilidad, estas interacciones con el paso del tiempo terminan siendo la reputación pública y la imagen que estamos proyectando.

¿Cómo interactúan dichos elementos? Bueno, a nivel social, una persona que te demuestra dominio de algún tema o varios (CONOCIMIENTO), genera puntos de SEGURIDAD con el receptor, mientras más conocimiento nos demuestre mayor será nuestra seguridad entregada a dicho ente (persona o institución), a su vez, esta seguridad que se ha generado se irá transformando, poco a poco, en CONFIANZA.

Video retomado del canal Colegio de Imagen Pública

¿Cómo? Cuando empezamos a sentirnos seguros con una persona o en una institución nos sentimos confiados con sus dichos y acciones y al final, esta confianza escalará a la credibilidad, un punto en donde el emisor se convierte en un centro emisor de dichos y acciones que no requieren ser puestos a prueba pues, con el tiempo, demostró saber qué es lo que pasa y tener las respuestas a dichas circunstancialidades.

Para los personajes e instituciones públicas, el entorno social y cultural juega un papel importante para poder emitir los mensajes correctos y las acciones necesarias que cierta población necesita, logrando así la coherencia necesaria para lograr generar lo que explico en el diagrama (conocimiento, confianza, seguridad y credibilidad) y tenemos un ejemplo sencillo y fresco: el ex candidato Ricardo Anaya propuso repartir tabletas electrónicas y dispositivos móviles por todo México, ¿pero qué estaba mal con esa propuesta, si la intención era brindar acceso a la información a más personas y posibilidad de conectividad en México?

Foto de Ricardo Anaya / autor desconocido / circula en redes

Bueno, estuvo mal analizado el entorno social y el entorno cultural, en México, es sabido por todos (sociedad, medios, políticos y empresarios) que aún existe pobreza extrema y alimentaria, precariedad sanitaria y de salud, así como bajo acceso a la educación siendo los temas que más demandan solución, entonces, ¿por qué sería buena idea gastar en dispositivos electrónicos? Pareciera que está viviendo alejando de una realidad que se vive día a día.

¿Qué pasa cuando la sociedad te otorga su credibilidad y la destrozas? Bueno, este ejemplo también es cercano y ojalá todos los actores políticos aprendan de ello. Para la campaña electoral de 2012, con el lanzamiento del entonces candidato Enrique Peña Nieto, el PRI se lanzaba al ruedo con un slogan atrevido y retador: “El nuevo PRI”. Es un gran slogan de campaña, a decir verdad, el mensaje es claro, es corto y pegajoso. El slogan acepta que en el pasado hubo errores y excesos (por eso ganó el PAN en 2000 y 2006) y abre la puerta a un nuevo inicio. Un futuro con cuadros nuevos, gente joven y con vitalidad, fueron por todo lo que se podía ganar y así fue.

Spot campaña de EPN durante las presidenciales de 2012

En 2012, el PRI, volvió al poder federal y se hizo de varias gubernaturas estatales y locales, el mensaje había llegado a todos los receptores necesarios, había permeado en las conciencias y ahora era momento de cerrar el ciclo de la coherencia, convertir los dichos en hechos, la parte más difícil. Todos sabemos cómo acabo la historia.

Es el sexenio más corrupto según los distintos registros que se tienen, la mayoría de los cuadros que encabezaban al flamante “Nuevo PRI” enfrentan la justicia actualmente o están prófugos de ellos y nos enteramos de gravísimos esquemas de corrupción y desfalco al erario público por medio de las instituciones más nobles que debería haber, universidades públicas (hablo de la Estafa Maestra). Existe una imagen muy famosa del “Nuevo PRI” en la que señala a cada uno de los actores y de qué están imputados, les comparto el link: https://abcnoticias.mx/donde-quedo-el-nuevo-pri/80158

Resultado de imagen para el nuevo pri

Pero respondiendo a la pregunta: ¿qué pasa cuando destrozas la credibilidad que habías construido y ganado?

En 2018, el PRI obtuvo el 3er lugar en las elecciones, obteniendo su menor porcentaje de votantes en su historia, ni siquiera importó que tuvieran que usar a un personaje no afiliado y que es respetado como profesional. La audiencia (la sociedad) los destrozó, dejándolos sin votos, pertenecer a esa institución sigue siendo, hasta la fecha que redacto esta nota 19/92/20, tóxico.

Resultado de imagen para epn
EPN durante un mal momento de su presidencia / Imagen circula en redes

Como ya mencioné, lo más difícil es pasar del dicho al hecho, siempre es un reto pues se gobierna bajo acuerdos de una federación y con diversos intereses involucrados (empresariales, sociales, políticos, extranjeros, mediáticos, cada uno de nosotros pertenece a esos intereses), es por eso que generar amplias expectativas, con el discurso (primer generador de realidades como mencioné en la primer entrega) cobra su factura, tarde o temprano.

¿Cómo? Sí, la realidad tarde o temprano va a chocar contra el discurso público que se impulsa, tomemos como ejemplo la actual administración (sirve como análisis completo de todo lo explicado anteriormente):

El actual presidente Andrés Manuel López Obrador a lo largo de 18 años estuvo compitiendo por llegar al puesto que ahora ocupa, en 2006 contra el ex presidente Felipe Calderón, en 2012 contra Enrique Peña Nieto y en 2018 contra Ricardo Anaya y José Antonio Meade, perdiendo contra los primeros dos, nunca dejó de viajar por México, de platicar con la sociedad y alzar la voz por cualquier medio que solo permitiera, siempre fue un referente de la oposición, haciendo notar los errores que iban teniendo esas administraciones, tales como: la violencia, la seguridad, el narcotráfico, el poco crecimiento económico, la desigualdad, teniendo comentarios a cada uno de estos temas se logra formar la idea de que es experto en los mismos (tiene CONOCIMIENTO).

Spot de la coalición Juntos Haremos Historia durante las campañas de 2018

La continua repetición de su discurso en el sexenio de Calderón y retomándolo en el de EPN generó que la CONFIANZA fuera germinando poco a poco en la sociedad y aquí es donde entra el entorno social y cultural, el sexenio de EPN fue un desastre en cuestión de corrupción fortaleciendo un mensaje que AMLO y potenciándolo a la escala de generar SEGURIDAD en un sector muy amplio de la sociedad.

Con este nuevo a atributo y unos contrincantes sin un rumbo marcado, para 2018 el panorama llegó más claro que nunca, el sexenio de EPN seguía acumulando errores y la seguridad de AMLO creció a un grado de ganarse la CREDIBILIDAD del electorado, al pasar la jornada electoral, el resultado fue aplastante, todos los factores se habían reunido para AMLO llegara a la presidencia con la mayor aprobación y niveles de credibilidad sin precedentes, con altas expectativas generadas por su discurso y su continua lucho por llegar al poder.

López Obrador celebrando su victoria en la campaña a la Presidencia de México durante las elecciones de 2018

Pero tarde o temprano la realidad cobra su factura y un gobierno no se puede mantener por manejos narrativos y recursos discursivos, los mismos problemas que el presidente Andrés Manuel criticaba siguen afectando al país, el discurso se empieza a diluir y los resultados se empiezan a exigir.

El actual presidente ha reculado en varias de las propuestas que había presentado a lo largo de sus varios años en la competencia y lo que él mismo ha dicho desde que inició su gobierno y empezamos a vivir una etapa de disociación discursiva.

¿Por qué? Porque el presidente goza de mucho capital de credibilidad, esa es la razón por la que todas las encuestas de aceptación lo siguen mostrando alto (55.1% según la última de El Economista) Pero en todos los temas de interés: seguridad, salud, educación, corrupción, en prácticamente todos sale reprobado, es decir, en temas puntuales el desempeño del presidente es negativo, pero él como figura es aprobado, disociación discursiva.

Es cierto que apenas vamos entrando al segundo año de gobierno y falta mucho para calificar a esta administración pero deben tener en cuenta qué es lo que pasa cuando defraudas a la credibilidad que tanto tardaste en construir. También tenemos que tener en cuenta que el presidente se ha hecho de una herramienta muy poderosa “La mañanera” y con ella construye narrativas y fragmentos de realidad, pero el reto real está en pasar del dicho al hecho.

@22villegas

También puedes consultar

Del dicho al hecho I

Imagen presidencial

Comunicación política municipal

“Los comentarios y opiniones vertidos en Órbita Política son responsabilidad de su autor, no representan una consultoría, asesoría o prestación de servicios de ninguna índole”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s