¿Una reforma laboral incompleta?

Por Eliel Morales Sosa

En las últimas semanas, uno de los temas que mayor ruido ha causado en el país es aquel que corresponde a lo que ocurrirá con la próxima reforma laboral que al día de hoy ya ha sido aprobada en el pleno de la Cámara de Diputados[1] y se encuentra turnada a la Cámara de Senadores, quienes, en breve, decidirán el futuro por el que deba transitar el derecho laboral de nuestro país.

Es por esto, que resulta de vital importancia señalar los principales ejes que considera, contempla y vislumbra esta reforma laboral, que, evidentemente resulta trascendental para el futuro de las relaciones obrero-patronales y, sobre todo, analizar, si bastará con estas reformas legislativas para acabar con las malas prácticas y vicisitudes que se han venido suscitando en el transcurso de los últimos años.

El árbol de las leyes ha de podarse continuamente”

Anatole France

Esta reforma laboral tiene su génesis en el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, donde los diversos sectores patronales y obreros pugnaban por una modificación sustancial a la legislación laboral y a consecuencia de esto, así como de las recomendaciones y presiones internacionales, y de manera muy discutida, es que tiene lugar la aprobación de la reforma constitucional en materia laboral publicada en el Diario Oficial de la Federación el 24 de febrero de 2017[2].

Es dable destacar que, derivado de la firma del T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá) signado el 30 de noviembre de 2018, se contempla que para la ratificación del tratado internacional, México se compromete a realizar las adecuaciones necesarias en la legislación secundaria, para cumplir con el requisito de garantizar la imparcialidad en sus tribunales laborales, así como de ejercer la democracia y libertad sindical de manera efectiva y garantizar el reconocimiento de la negociación colectiva evitando en todo momento la discriminación laboral por cualquier índole, en la legislación interna de nuestro país. [3]

Ahora bien, entrando en materia, uno de los principales ejes que aborda la reforma laboral es una transición donde, desaparecen las Juntas de Conciliación y Arbitraje locales y federales y se convierten en tribunales laborales que formen parte del Poder Judicial de la Federación, en el ámbito federal y del poder judicial de los estados, en las entidades federativas, con la finalidad de acabar con la corrupción, respetar el principio de inmediatez, justicia oportuna y celeridad en los asuntos, donde se desaparece el tripartismo y la figura del juez se vuelve el único responsable de dirimir los conflictos entre trabajadores y patrones.

Además, con la reforma aprobada, otro punto que es de resaltar es la creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Sindical, que será el organismo descentralizado encargado de realizar la etapa prejudicial, donde se buscará atender mediante conciliadores profesionalizados convenir la mayor cantidad de asuntos para que estos sean resueltos por vía conciliatoria, y en el caso de que no se pueda llegar a un arreglo, deberán continuar su procedimiento en la vía jurisdiccional.

En otro tenor, por lo que hace al eje en materia sindical, la reforma contempla un proceso democrático en el que los trabajadores busquen elegir mediante sufragio libre, directo y secreto a sus dirigentes; asimismo, será a través del Centro Federal de Conciliación y Registro Sindical con el que se buscará la imparcialidad y libertad sindical mediante verdaderas negociaciones entre trabajadores y empleadores a través del deposito de los contratos colectivos y la debida transparencia de los mismos.

Sin embargo, un tema que queda aplazado en la reforma laboral, es la regulación y restricciones adecuadas para el buen funcionamiento del outsourcing, pues en tanto sigan existiendo vacíos legales en nuestra legislación y no se encuentre debidamente regulado, este dará pauta al mal uso de la figura y  a la explotación de la fuerza laboral y posible vulneración de los derechos humanos de los trabajadores.

Asimismo, otro tema que queda pendiente en el tintero, es el que corresponde a la regulación de las diversas y novedosas formas de relación laboral de manera no convencional, como las que se llevan a cabo a través de diversas plataformas tecnológicas, que permiten crear relaciones de trabajo como lo pueden ser el home office, entre otras y que evidentemente al no ser reguladas pueden provocar incertidumbres y vulneración de derechos laborales.

Aunado a lo anterior, otro tema irresuelto, corresponde dentro del margen de la libertad sindical, al reconocimiento por parte de la ley al derecho del trabajador a la no sindicación, es decir, al derecho de elegir libremente a no estar afiliado a ningún sindicato.

Por último y no obstante lo anterior, vale la pena reflexionar si verdaderamente con esta reforma laboral se cumplen las necesidades adecuadas para una verdadera procuración de justicia y respeto por los derechos humanos en materia del trabajo, conforme México se ha comprometido en los diversos tratados internacionales en los cuales se ha adherido.

Aunque la reforma laboral sea aprobada por la Cámara de Senadores este año, no existe presupuesto alguno para su implementación, por lo que, la creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Sindical y los tribunales laborales de los poderes judiciales de los estados y dentro del Poder Judicial de la Federación, deberá esperar unos años más y consigo, los temas de procuración de justicia pronta, democracia y libertad sindical.

[1] Véase http://www5.diputados.gob.mx/index.php/esl/Comunicacion/Agencia-de-Noticias/2019/Abril/11/1891-Aprueba-Camara-de-Diputados-dictamen-de-reforma-laboral-en-materia-de-justicia-laboral-libertad-sindical-y-negociacion-colectiva-turna-dictamen-al-Senado

[2]Retomado de DOF de fecha 24 de febrero de 2017, disponible en:  http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5472965&fecha=24/02/2017

[3]  Cfr. Anexo 23 del USNCA, disponible en:  https://ustr.gov/sites/default/files/files/agreements/FTA/USMCA/Text/23_Labor.pdf

@Eliel_jms

También puedes revisar:

¿Ley de Participación Ciudadana ad hoc?

Vulnera recorte a mujeres en situación de violencia

Paridad de género: consecuencias y temas pendientes

Los comentarios y opiniones vertidos en Órbita Política son responsabilidad del autor, no representan una consultoría, asesoría o prestación de servicios de ninguna índole. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s