El bono juvenil mexicano. ¿Viene el envejecimiento de la población nacional?

Juan Pablo Aguirre Quezada

“La mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella”. Eugenio Dalí

A finales de la primera e inicios de la segunda década del siglo XXI diferentes proyecciones demográficas mencionaban que como nunca antes, México tenía un mayor número de jóvenes en su historia; lo que se denominó el bono juvenil.

Pese a su aportación al Producto Interno Bruto (PIB) y a la fuerza productiva nacional, ser joven en México no es fácil. El desempleo es en promedio el doble que el indicador de desempleo en población abierta. Asimismo, el mayor número de personas en los centros de reclusión también son jóvenes. Es decir, en temas como trabajo o conflicto con la Ley los jóvenes están en situación de vulnerabilidad en comparación con el resto de la población.

Un primer problema es la definición del rango de la población que es considerada joven. La Ley del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) refiere que es de 12 a 29 años, lo que abarca la adolescencia y los veintes. Si bien casi la totalidad de las entidades federativas se apegan a este lapso, algunas como en su momento Aguascalientes consideraron una edad mayor.

Esto contrasta con lo considerado por organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que establece la edad entre 15 a 24 años. Por tanto, dicha diferencia hace que las políticas públicas en materia de juventud sea distintas debido, por una parte, a los diferentes sectores sociales a los que está dirigido. En tanto; y el motivo más importante, los jóvenes son un grupo poblacional con múltiples actividades; por lo que es más propio referirse como “jóvenes” y no “la juventud” a esta población.

Por su parte, el Censo Nacional de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) refiere que, en ese año, nuestro país tenía diez millones 939,937 adolescentes entre diez a catorce años; en tanto, también habitaban once millones 026,112 jóvenes entre 15 a 19 años. Por su parte, nueve millones 892,271 tenía entre 20 y 24 años; y finalmente, ocho millones 788,177 comprendían la edad de 25 a 29 años.[1]

En suma, la población de 10 a 29 años que tenía México en 2010 era mayor de 40.6 millones de habitantes. Esta cifra superaba la población de países como Polonia, Canadá, Venezuela, Malasia, entre otros. Por tanto, el generar soluciones para este amplio sector de la población es un verdadero reto para los diferentes gobiernos, tanto en sus órdenes federal, estatal y municipal; así como en sus divisiones de poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Sin embargo, los jóvenes han demostrado que hoy por hoy son protagonistas del desarrollo nacional, por lo que son parte de las soluciones que requiere México. Por tanto, ya no son el futuro, sino el presente de los cambios sociales que se han generado.

En ocasiones este bono juvenil ha sido tomado como bandera electoral de políticos que buscan lograr posiciones con su apoyo. Sin embargo, los jóvenes necesitan de las soluciones que se generan en la sociedad y el gobierno. Requerimientos en empleo, educación, vivienda, disfrute de lo juvenil, asesoría legal, apoyo a inmigrantes, impulso a jóvenes del campo, oportunidad para personas con discapacidad, entre otros, son oportunidades que necesitan para su óptimo desarrollo.

¿Cómo cambió el número de habitantes en el siguiente quinquenio? Si bien el INEGI aún no difunde para consulta interactiva en su página de internet los resultados de su conteo 2015; el Consejo Nacional de Población (Conapo) difundió un cálculo con corte 2014, en el que resaltó que suma de la población de 10 a 29 años era aproximadamente de 42 millones 681 mil jóvenes,[2] cifra mayor en dos millones con los resultados del Censo de 2010.

Con estos datos se demuestra que el esperado descenso en la población de jóvenes aún no se ha dado, y que por tanto es momento de que el bono juvenil continúe esforzándose en sus actividades de diferente índole, para que con ello, pueda contribuir a una mejora en la calidad de vida de nuestro país.

[1] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Censo Nacional de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Disponible en: http://www.inegi.org.mx/lib/olap/consulta/general_ver4/MDXQueryDatos.asp?c=27770 (fecha de consulta: 17 de marzo de 2017.

[2] Consejo Nacional de Población. Proyecciones demográficas. Disponible en: http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Proyecciones (fecha de consulta: 17 de marzo de 2017).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s