Recuperemos el buen sentido en la política mexicana

Por Paulina Madrigal 

Tengo 32 años y ya a los cuatro le preguntaba a mi madre el por qué la gente tiraba basura en la calle. Creí que era porque nadie les había dicho que no estaba bien, así que le propuse que les enseñáramos a guardar la basura hasta que encontraran un bote, así todo estaría siempre limpio. Además, les pediríamos que pasaran el mensaje a sus amigos. Recuerdo todavía la sensación de haber encontrado una solución para evitar el cochinero que se veía en las calles y en los bordes de carretera. Tenía buen sentido, una lógica sumamente simple emanada de un mínimo de reflexión: menos basura igual a un lugar más bonito para todos.

Con el paso de los años, me percaté no solamente de que las cosas no son tan fáciles, sino también de que la vida nos lleva a adquirir reflexiones más complicadas, con silogismos más elaborados, para llegar a conclusiones menos asertivas que la que tuve antes de comenzar la primaria. Seguir leyendo

1871: Fraude electoral, notas pagadas y líneas editoriales

Por Óscar Cuevas

Hoy, de los problemas que tiene la sociedad mexicana es la corrupción el más grande de todos. La corrupción de ha insertado, tanto en las grandes esferas del poder, como en los pequeños espacios cotidianos de los ciudadanos. Dentro de una democracia, este mal no es menor, pues tiene consecuencias terribles, tanto a nivel de repartición de la riqueza, como en el plano de la equidad e igualdad de oportunidades.

El amiguismo, el compadrazgo, la cuatitud; forman parte de los códigos no escritos que son aceptados por la clase de politiqueros mexicanos, esos que deben esconderse a la clase política: el otro polo que quiere transformar las relaciones de poder, la herencia burocrática y que pugna por la transparencia y la rendición de cuentas. Seguir leyendo

Ciudadanos, ¿imaginados?

Por Óscar Cuevas

La ciudadanía en México ha sido siempre un discurso imaginario que ha impedido la participación ciudadana en el terreno de la toma de decisiones. Aquí la primera entrega de varias en las que se busca analizar si en México existe una verdadera democracia electoral participativa. ¿Tú qué opinas? Dime al final del artículo. Seguir leyendo