AMLO: sin derecho a fallar

Por Óscar Cuevas

El día de ayer presenciamos el inicio de una presidencia histórica en el México posmo: una presidencia de izquierda. El discurso de AMLO no se salió de contexto: fue institucional, reconociendo el papel de EPN al no intervenir en las elecciones; fue político: al recordar a sus aliados en las Cámaras la rapidez que se necesita para aprobar las leyes prometidas antes de las intermedias; fue histórico: al tirarle con todo a los gobiernos neoliberales anteriores; y fue esperanzador: al prometer combatir la corrupción y la revocatoria de mandato.

Sin duda, fue otro el ambiente que vivimos ayer ante la toma de posesión de López Obrador. Esperemos que su gobierno no termine como el de Peña Nieto. Más allá de ser chairos o fifís, somos ciudadanos de un gran país que reclama su lugar como líder en la región y en la historia. Sumemos y hagamos todo por sacar a México de la podredumbre en la que estamos.

Seguir leyendo